Arde el Amazonas y tiñen los titulares de algunos medios con el color de sus llamas. Algunos artistas se lanzan al mar, sin tener en cuenta que su nado es a contracorriente, y luchan contra ese fuego tan complicado de relajar. Las quemaduras son inevitables y estas se manifiestan en una repercusión menor a la deseada. ¿Valentía, inconsciencia o cabezonería? Tal vez sea un remix de las tres el que ha hecho a Ruth Lorenzo lanzar uno de los singles más rockeros de su carrera en los meses dónde el único uso de las guitarras es para colgarlas en las paredes del hipster salón.

Si el rock ya está en peligro de extinción estos últimos años, mucho más aún en verano. Además, cuando eres una artista que procede de un talent y que tiene «Eurovisión» escrito en la frente, a pesar de ser la mejor calificación en los últimos 16 años, los prejuicios se multiplican. Ruth Lorenzo se ve arrastrada a convivir con ellos en esta era numérica, en la que importa más los “sold out”, “número 1 en iTunes” o “Top 3 en plataformas digitales” que la calidad de las canciones. Sin embargo, ella continúa insistiendo en hacer la música a su manera, a pesar de las puertas que “su mercado” le cierre. Por ello, aplaudir su reciente single es una posibilidad; aplaudir su valentía, una obligación.

Publicidad - Revelab Studio

 

¿Cómo te gustaría que te definiera y recordara el día de mañana un medio como Wikipedia?
Siempre me cuestan muchísimo estas preguntas de autodefinición, pero me gustaría que se me recordase como alguien que ha contribuido a la música y como una artista de muchísima calidad y muy longeva.

Sorprendes en mitad del verano con un nuevo single alejado de las tendencias y apuestas más que nunca por el rock popero. ¿Por qué lanzar en la estación en la que todo lo inunda la música latina una canción de rock? ¿Es una forma fácil de llamar la atención del público entre tanta música similar o un acto de pura valentía y riesgo que te apetecía correr?
Nunca he sido una artista que me he dejado guiar mucho por la moda, ni por lo que se lleva en el momento. A mí me gusta lo que me gusta y, en cierto modo, necesitaba comunicar algo de una manera concreta. Algunos piensan que es valentía, pero realmente no puedo hacerlo de otra forma que no sea como siento que lo tengo que hacer.

Continúas nadando a contracorriente. Los artistas, generalmente, con el paso de los años van relajando su sonido y rebajando su intensidad y fuerza. Tú, sin embargo, creces y vas alejándote del pop y acercándote con más oscuridad y fuerza al rock más “agresivo”. ¿A qué se debe? ¿La madurez te está dando el coraje para realizar la música que siempre quisiste hacer, sin tener en cuenta la comercialidad con la que sonases?
Me encanta que lo matices así. Puede ser que ya me dé un poco igual todo, porque nunca he querido pasar por el aro. Siempre he tenido esa alma rebelde que tenían los rockeros de los setenta. Estoy yendo hacia mi esencia más natural. Hace poco hablaba de cuando tenga que grabar el próximo disco y del tipo de producción, y pienso que Loveaholic está bien pero sigue siendo muy “polite”.

¿Este single es el adelanto de un nuevo trabajo, un «hola, estoy aquí» o cual es el fin de este nuevo tema?
Pues fue una canción que se me quedó en el tintero con Loveaholic y, antes de dar paso a un nuevo trabajo, no quería que se quedara atrás. Supongo que es un punto intermedio entre lo que fue y lo que está por llegar.

Viendo el número de reproducciones en Youtube y Spotify (y con un muy buen vídeo) consigues 270 mil reproducciones del último tema, (cifras que parecen ser bajas para una artista con tu repercusión). ¿Era este el alcance que esperabas?
Es tan difícil, porque si te basas solo en cifras, evidentemente, no son las cifras que se pueden esperar; pero lo que a mí más me importa es que sea un trabajo de calidad. Puede ser que simplemente esté y se haya sacado en el mercado equivocado. De todos modos para mí lo más importante es hacer un buen trabajo que me sienta orgullosa y que le pueda enseñar a cualquier productor del mundo y a cualquier persona de la industria y me digan: “¡guau!”. Y eso sí que lo he conseguido.

«Siempre he tenido ese alma rebelde que tenían los rockeros de los setenta»

Hablando de mercados equivocados, debo hacerte una confesión: Las primeras veces que escuché tu anterior disco estaba convencido de que era un disco combinado de versiones con varias inéditas tuyas. Había canciones tan potentes que mis prejuicios me hacían creer que no podían ser de la Ruth Lorenzo que habíamos escuchado. ¿Crees que hay muchos prejuicios respecto a tu música?
Pienso que más que por mi música, hay prejuicios por mi perfil como personaje público. Esto es una cosa muy española, que hacemos los españoles: si tú has estado en un talent o has ido a Eurovisión, es imposible que seas compositor de tu propia música y que escribas canciones como «Loveaholic» o «The first man». Se me mide con la vara de haber nacido en Murcia, pero la gente se olvida que he crecido en Estados Unidos y que he compuesto muchísimas canciones.

En ese mismo álbum se te acusó de excesiva influencia (incluso «plagio») en temas como «Loveaholic».
En el caso de «Loveaholic», una base de blues es una base de blues. Lo que hay que preguntar si Rihanna copió a algún artista de blues haciendo «Love on the brain». Que yo sepa, no tengo ninguna demanda de plagio puesta sobre ninguna de mis canciones. Pero me encanta que se me compare con artistas tan buenos.

Ahora que vas totalmente a la aventura musicalmente de forman independiente, ¿te consideras una artista indie?
Pues realmente una artista indie como tal no, porque el indie es un estilo de música. Pero una artista que está haciendo lo que quiere sí, me da felicidad.

Confiesas sentirte apolítica, pero ¿realmente puede ser una persona apolítica o te manifiestas como tal para evitar polémicas que puedan perjudicar a tu carrera?
Soy apolítica. No creo en ella, pues la veo como un negocio más. Cuando los políticos luchen por el bien del pueblo, entones pensaré en política.

«La política lo único que hace es separarnos y darnos ideologías estúpidas»

Aunque te definas apolítica, se intuye una Ruth Lorenzo de izquierdas pero patriota…
Hahahahahahaha ¡menuda definición! Puede ser que el haberme criado en Estados Unidos y el haber echado tanto de menos a mi país y las cosas que le hacen peculiar, me hace sentirme muy patriota. Amo mi España de arriba abajo y lo voy a decir siempre. Es que la política lo único que hace es separarnos y darnos ideologías estúpidas.

Eres una de las grandes voces del país, no cabe duda. Sin embargo, las voces potentes han pasado a un segundo plano para dejar su lugar a los artistas de autotune como C.Tangana, que fue el artista con más streams la primera mitad del año. ¿Qué sientes al ver el giro de la industria hacia un tipo de voces desganadas, sin calidad vocal y obligadas a caer en la modificación vocal?
Pienso que todos los artistas tenemos cabida dentro de la industria y cada uno tenemos nuestro lugar, público y momento. A mí C. Tangana me gusta, porque lo veo revolucionario y ciertos aspectos de sus visuales y su música me parecen súper bonitos. La moda va como va: hoy es esto, hace cuatro años era Lorde y dentro de cinco no sabemos qué será. Lo que si siento es que hay ciertos artistas que nunca desvanecen, que se mantienen. Finalmente, esos son los que dan cierta calidad musical, no son los que solo van en el momento.

Pero sé sincera, ¿qué sentimientos te provocan ver que artistas como C.Tangana, Bad Bunny o Beret son de los reyes de la música en España y voces como la tuya están pasando desapercibidas?
Con sinceridad te digo que no soy nadie para hablar de la música de otros y que son reyes de un tipo de público que no es mi tipo de público. No siento que pase desapercibida, porque sí tengo un público muy concreto. Lo que pasa es que no estoy en ese tipo de onda. No sé, no lo veo como una batalla.

¿Estás harta de que muchas de tus entrevistas se centren en Eurovisión?
Para nada. Me encantan las típicas preguntas eurovisivas. Eurovisión ha sido una parte súper bonita de mi carrera y algo que me ha abierto las puertas de mi país, de mi casa y de mi gente.  Es un festival al que he aprendido a querer y he comprendido después de haber estado allí y soy súper pro Eurovisión y siempre estoy súper feliz de responder cualquier pregunta del festival.

Muchos criticamos tu canción para Eurovisión, aunque no tu actuación. Después de ver tu increíble actuación en Operación Triunfo, muchos vimos un error representar a España con una canción tibia y poco llamativa como “Dancing in the rain”. ¿Hoy por hoy, realmente crees que era tu mejor propuesta?
¡Por supuesto! Hoy por hoy pienso que era la mejor propuesta porque era la mejor canción que tenía hasta el momento. Si hubiese ido el año pasado, a lo mejor hubiese llevado otra canción. Era lo que había y es lo que fue y quedó en décimo puesto empatado con Dinamarca y en los últimos años creo que no se ha hecho mucho mejor.

Hace unos días criticabas el sensacionalismo de los medios sacando titulares descontextualizados y amarillistas sobre problemas alimenticios que tuviste en el pasado, pero ¿crees que es problema de los medios o de las personas que nos mueven los dramas y nos interesa más la vida privada que el último lanzamiento de los artistas?
Yo creo que es algo que se retroalimenta y, de todos modos, pienso que los medios de música deberían tratar de música. Y eso es lo que voy a decir respecto a este tema.

¿Qué planes te deparan en los próximos meses con este single?
Pues ahora estoy en pleno proceso de composición, así que se pueden esperar cosillas de mí muy pronto y con muchas ganas de hacer música y de seguir yendo a contracorriente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here