Publicidad

Consumir. Como un producto, no como un arte. Ya somos perros viejos y entendemos que la música nace, crece y se reproduce dentro de una industria. Es un producto cultural. Así que vamos a echarle un vistazo a la última encuesta de hábitos y prácticas culturales del Gobierno, que arroja luz sobre cómo escuchamos, vivimos y consumimos música en España hoy en día.

Escuchar vs. hacer música

La actividad cultural más frecuente, en términos anuales, es escuchar música, con una tasa del 85,7%. Escuchar música ya es más popular que ver la televisión, algo que no podíamos decir hasta hace solo dos años.

Publicidad - REVELAB studio

 

gráfico sobre actividades culturales

Esto en cuanto a consumo. Pero ¿qué hay de la práctica musical? Pues bien, tocar un instrumento es la cuarta práctica cultural más común (6,5%), después de la fotografía (13,1%), la pintura o el dibujo (10,1%) y el vídeo (7,1%). Es decir, en España existen más fotógrafos, pintores/dibujantes/ilustradores o videógrafos que músicos.

La juventud se resiste a la música clásica

En los 2000 no había colegio español que se resistiera a la visita de Fernando Argenta con su mítico programa de televisión El conciertazo. Hoy, sin embargo, quienes menos frecuentan los conciertos de música clásica son los jóvenes comprendidos entre 15 y 24 años. Pero es que, en general, la asistencia a este tipo de espectáculos es bastante reducida (solo el 3,9% de la población disfrutó de uno en el último año).

La música actual presenta unos datos más optimistas en vivo: una de cada diez personas asistió en el último año a un concierto de este tipo. Aun así, el sector no se ha recuperado de la pandemia. Y es que los datos de asistencia permanecen 20 puntos por debajo de los relativos a 2019.

La música actual en directo suscita un alto interés para el 60,2% de la población. Haciendo una extrapolación irresponsable y anticientífica, eso significa que más de la mitad de tus vecinos rancios sale a mover el esqueleto con sus bandas favoritas, lo creas o no. Así son en cuanto a sexo, edad y nivel de estudios los groupies de hoy en día.

gráfico de personas que asisten a conciertos

Medalla de oro al pop-rock español

Entre los géneros musicales preferidos en vivo destaca muy significativamente el pop-rock español, que acapara el 40,5% de asistentes a conciertos. Como melómanos, ¿deberíamos tirarle de las orejas al Ministerio por hacer de este género un cajón de sastre?

A años luz de distancia le sigue la canción de autor (11,1%), el rap y hip-hop (4,9%), el pop-rock latino (4,5%) el pop-rock extranjero (4,1%), el flamenco (3,9%) y demás folklore español (3,5%).

Salas de conciertos: crónica de una muerte anunciada

En el 56,8% de los casos, los conciertos tienen lugar en instalaciones temporales o dedicadas a otros fines. Desde nuestra óptica, esta cifra justifica la muerte de salas míticas de nuestro circuito musical. Algunas de ellas, como El Junco en Madrid, no han logrado resucitar tras la pandemia.

De media, quienes asisten a conciertos lo hacen casi dos veces al trimestre y suelen adquirir su entrada por internet. En el 67,9% de las ocasiones, el evento tiene lugar en fin de semana. Pero claro, luego llegan estrellas internacionales, te plantan un concierto un martes, y vas trabajar al día siguiente de milagro.

A golpe de playlist

Escuchar música despierta un grado de interés de 7,8 puntos sobre 10. De hecho, más de la mitad de la población escucha música a diario. Los hombres escuchan música con algo más de frecuencia que las mujeres (o eso dicen), y las diferencias más notables se observan por edad, alcanzándose los valores más altos entre los más jóvenes.

grafico frecuencia de escuchar música

A pesar de las duras críticas de los artistas a Spotify por sus injustas condiciones retributivas, el lugar favorito de los españoles para escuchar música son las plataformas digitales (63,7%).

Además de Spotify, Deezer, Tidal, Apple Music y compañía, también escuchamos mucha música en emisoras de radio (58,7%). El último reducto es para los formatos físicos, como el CD, DVD o los vinilos, con tan solo el 15% de oyentes.

Y nos dieron las 10 y las 11, las 12…

Todo esto ya te lo ha dicho el último Spotify Wrapped, pero te lo contamos igual. Quienes escuchan música al menos una vez por semana lo hacen una media de 137,8 minutos y más durante los días laborables. Ya sabes, dicen que el blues nació en los campos de algodón de Estados Unidos. La música alivia la carga del trabajo.

Los lugares preferidos para escuchar música son el hogar (89,5%) y el coche (49,6%). Entre los géneros favoritos destacan, de nuevo, el pop rock español y extranjero. Qué sorpresa (nótese la ironía). Así que no te las des de indie. A partir de ahora, eres pop-rockero.

gráfico generos musicales más escuchados

El ‘top manta’ del siglo XXI

¿Cómo obtenemos música gratis hoy en día? La mayoría de españoles, mediante descargas gratuitas (3,9%). Cuando nos ponemos creativos, tiramos de la descarga de sonido desde YouTube o redes sociales (3,2%).

Como eco del pasado, se siguen detectando copias de amigos o familiares (0,3%), grabaciones desde radio o televisión (0,2%) y préstamos de bibliotecas (0,1%).

¿Por qué utilizamos tanto las vías digitales? Entre los argumentos más comunes están la comodidad, el ahorro económico y la inmediatez. Pero, el que más nos sorprende, compartido por el 16,1% de los encuestados, es el deseo de obtener un único tema musical. La cultura del hit gana terreno y cada vez valoramos menos el álbum como concepto.

Para quedarse con la copla

Primero: los jóvenes son el futuro. Asisten más a espectáculos escénicos o musicales en directo. Entre aquellos que asistieron en el último año a algún tipo de concierto existe una alta tasa de lectores (81,5%) y de asistencia al cine (49,8%). Además, prácticamente todos suelen escuchar música al menos una vez al mes (93,1%).

Y que no se nos olvide: la pandemia ha apaleado al sector musical. La tasa de asistencia a espectáculos en directo de artes escénicas o musicales se sitúa en un 19,9% frente al 46,8% de la edición 2018-2019. ¿Cuándo volveremos a la verdadera «normalidad»?