A las 22:20 h del día 21 de septiembre Rufus T. Firefly terminaron su concierto en el festival Granada Sound. Unos minutos después, Cris Molina y yo (Néstor Hernández) tuvimos el honor de poder entrevistar a Julia Martín-Maestro (batería) y Víctor Cabezuelo  (voz, guitarra, teclados y todo lo que pille a mano), a pesar de que no habían sido notificados de la entrevista y tenían el tiempo justo para irse del camerino. Por todo ello, queremos agradecerles enormemente que nos cedieran su tiempo y fueran tan sencillos y atentos.

(Dibujo de portada: Isabel Salas)

 

¿Qué opináis de la etiqueta indie? ¿Para vosotros significa algo o creéis que se ha convertido en un mero término para mercantilizar la música, incluirla dentro de una etiqueta y así vender más?

Víctor Cabezuelo: Para mí no significa absolutamente nada. De hecho, creo que ninguna etiqueta significa nada en la música. Es una manera de ubicarte, pero a mí no me gusta ubicarme por eso, me gusta ubicarme por cosas más profundas en la música, y no por lo superficial.

 

No habéis inventado ningún género nuevo, pero sí que creo que grupos como vosotros o MUCHO habéis cubierto un importante hueco que estaba vacío dentro de la música española actual. ¿Compartís esa visión?

Julia Martín-Maestro: Yo creo que sí que había muchos grupos del estilo de música que estamos haciendo ahora en los dos últimos discos (como por ejemplo Melange o Solo Astra), lo que pasa es que ha ocurrido que de repente se nos conoce ahora más a nosotros. Hay más grupos con el mismo estilo y con las mismas influencias y que hacen cosas muy parecidas, pero es necesario que se les escuche y salgan adelante.

Víctor: Nosotros somos el eslabón visible de la cadena, pero hay muchos otros grupos y con muchísima calidad. Siempre intentamos hablar de ellos cuando podemos, porque es como que parece que nosotros hemos inventado esto y en absoluto es así. Nosotros estamos aprendiendo de esta gente todo el rato.

 

Julia, ¿a qué edad empezaste a tocar la batería?

Julia: A tocar de verdad de verdad… a los 17.

Supongo que eres consciente de que se hace raro ver a una mujer al frente de una batería en un mundo plagado de hombres como lo es el de la música. ¿Alguna vez te has sentido infravalorada por este hecho o has recibido algún comentario machista al respecto?

Julia: He recibido algún comentario fuera de lugar más bien, pero yo creo que en el mundo de la música te arriesgas a recibir comentarios que no están dichos de una forma muy agradable… Yo siempre lo digo, hay muchísimas mujeres en el mundo de la música. Al igual que te decía con lo de los grupos de la psicodelia, no se ven, pero ahí están. De hecho, yo casi que he tocado más con mujeres que con hombres, o sea, que nunca he sentido una diferencia tan grande a nivel particular. Sí es verdad que en general, a nivel social, la cosa es diferente.

Bueno, en este caso, tú tienes un peso muy grande en el grupo y eso el público lo nota. Al menos con el público no creo que te hayas sentido infravalorada, no sé si a lo mejor con otros músicos sí…

Julia: Bueno, es un problema que existe más dentro del mundo que fuera. Es como en cualquier otro trabajo, siempre que te sientes así es más bien dentro y no fuera.

Sí, pero creo recordar que en una entrevista Víctor dijo algo así como que otros grupos no querían tocar contigo porque creían que no podías dar la talla.

Víctor: Sí, es que hace unos años era un poco raro ver a chicas tocando la batería, entonces había gente que no se fiaba de que ella pudiera llevar el peso del grupo. Así que bueno, me parece muy guay que Julia esté aquí para demostrar que se equivocaban.

Seguramente habrá callado muchas bocas. (Risas)

Víctor: Y también con respecto a lo que decía Julia, yo sí que estoy notando que ahora hay un incremento de mujeres en la música y de su visibilidad, y me hace mucha ilusión. Me da pereza que se considere que la música es una cosa de hombres. En general en la historia de la música, el 99% de los referentes del rock han sido hombres, y es algo bastante absurdo.

 

Esta pregunta me gusta hacerla siempre a los grupos de música, ya que es algo que os afecta de primera mano: ¿qué opináis de la piratería?

Julia: Si la gente se gastara más el dinero en los conciertos, no hay problema. Yo creo que todo el mundo tiene que tener libertad para escuchar música sin tener que pagar siempre o entrar gratis a un museo. Prefiero que pirateen nuestros discos a que no nos escuchen porque no los hayan pagado.

Víctor: Yo soy bastante partidario de la cultura libre, lo que pasa es que tengo un problema con esto, y es que cuando algo es gratis se deja de valorar. Si tú te descargas un disco y lo escuchas con amor, te paras a escucharlo y le das a ese disco la energía que merece, a mí me da igual que se lo descarguen. Si alguien no puede comprar mi disco, pero le encanta y se lo quiere descargar, me flipa que se lo descargue, me da igual. Lo que no mola es tener cuatrocientas mil canciones en tu ordenador y no saber ni lo que tienes; como es gratis, te lo descargas y ya está. Ese es el lado malo.

 

El otro día dijisteis en una entrevista a MondoSonoro que cuando terminéis esta gira queréis hacer algo distinto, cerrar la etapa de Magnolia / Loto. ¿Tenéis algo pensado ya, algún sonido en concreto que queráis buscar, o preferís dejar que surja solo?

Víctor: Yo no tengo nada pensado. Lo único que tengo pensado es que me gustaría no repetirnos, y para eso hay infinitas posibilidades. Queremos comprar instrumentos nuevos y cambiar un poco la sonoridad de todo, pero que salga natural. En realidad siempre nos sale natural; el cambio de Nueve a Magnolia fue así, no es que dijéramos: “vamos a cambiar en un día totalmente”. Aprendes a usar cacharros nuevos, los metes en las canciones y ya hacen que suene de otra manera. Entonces supongo que irá un poco por ahí, nos gustaría descubrir un poco de nosotros mismos porque no nos gusta lo fácil, queremos ir un paso más allá.

 

¿Qué habríais sido si no os dedicarais a la música?

Julia: Me gusta muchísimo la mecánica. Siempre me gusta mancharme, no sé por qué. Si no fuera la mecánica, sería algo con lo que me manchase mucho. (Risas)

¿Alguna vez has trabajado como mecánica en algún taller?

Julia: No, pero siempre que voy al taller es como: “hostia, ¿cómo hace eso?”. Me parece súper guay, no sé.

Víctor: Yo sería actor de teatro sin duda. De hecho, en momento vital de mi vida tuve que elegir y preferí la música. Creo que acerté… (Risas)

 

(Quizás también te interese: ¿Qué beben las flores de Rufus T. Firefly? Un viaje por la intertextualidad de Magnolia y Loto).