Lori Meyers cumplen veinte años desde que comenzaron los ensayos de esas primeras maquetas cuyas composiciones iniciaron en 1998. Dos décadas en las que se han consolidado entre los grupos alternativos más destacados de la historia de la música española. Hacedores de algunos -varios, y no uno- de los más emblemáticos hits de la música española. Una banda que con cada disco ha logrado sacar, mínimo, una pareja de composiciones ya históricas.

En contra de lo que las discográficas pretendieran planear, amigos y compañeros del gremio se han encargado de hacer una selección de 21 canciones que les han influido, dando lugar a un resumen musical alejado de los clásicos y desfasados “Grandes éxitos”. Junto a ellas, rarezas en forma de maquetas e inéditas introducen el haba perfecto para el roscón de los Lori Meyers.

20 años de Lori Meyers y la definición que vemos vuestra en Wikipedia es: grupo de indie rock español, originario de la localidad granadina de Loja. Parece que esta descripción se queda incompleta ¿Cómo os gustaría que os describiesen y recordasen dentro de otros veinte años?
Noni: Lori Meyers fue un grupo que intentó hacer canciones. Así que con eso ya estaríamos conformes, porque ya es difícil hacer una canción y no es coña.

Amigos, artistas y personalidades de la cultura han hecho la selección de vuestros temas. Impronta es vuestro trabajo con más representación con seis temas, ¿es vuestro favorito?
Ale: Cada uno ha cogido la canción que ha querido y a cada uno le ha influenciado una. Hay singles, hits, de todo. No es un “grandes éxitos”, aunque los haya. Tiene un punto diferente a lo que es un recopilatorio en el que el grupo coge las canciones con más reproducciones.

Pero, ¿creéis que Impronta ha sido el que más ha influido y encajado en vuestro público?
Ale: Impronta fue un disco que conectó mucho con la gente porque hablaba de una cosa muy común en el humano, que es el desamor y el concepto de la ruptura. Eso fue algo con lo que la gente se sintió muy identificada. También la canción “Emborracharme” ha tirado mucho de ese disco.
Noni: A mí me han dicho cosas guays de Viaje de estudios. Gente más metida en la industria sobre todo. Pero la gente normal lo que más me ha dicho es: “¡cuánto me ha ayudado Impronta para superar el corte de mi relación!”. Nosotros lo hicimos porque lo necesitábamos, pero parece que la gente también lo necesitaba.

Además, vuestro último disco, En la espiral, es el que menos representación ha tenido. ¿Creéis que este último no ha encajado como esperabais en el público?
Noni: Es que también es el último. Cuando coges a veinte colegas que van a hablar de tu carrera, el último es el que le pilla más reciente. También debía haber cosas del primero, pero la compensación y que la gente hable de todos ha estado bien.
Alfredo: En la espiral es un disco de reposo, que con los años y las escuchas va ganando. No es tan inmediato como los otros.

Pero, entre vuestras seis canciones que más escuchan en la actualidad en Spotify, tan solo hay una del último disco. ¿Creéis que dejasteis el listón muy alto con vuestros antecesores álbumes?
Noni: Pero si En la Espiral es el más bueno que hemos hecho, es el único disco que tenemos que ha hecho número uno. Los otros eran discos con cuatro hits (risas).
Ale: Nosotros no podemos controlar lo que la gente escucha más o menos. Tampoco vamos a hacer discos para superar en escuchas lo que la gente quiere. El artista tiene que ir sacando lo que tiene en la cabeza. Para nosotros cada disco y cada paso son una razón y una causa para salir adelante. No hay que basarse tanto en los números y sí más en el arte y en lo que tú tienes que expresar. Si se ha escuchado menos que otros eso es el público, nosotros no podemos hacer nada al respecto. Cuanto más nos alejemos de comernos la cabeza en ese aspecto y no seamos reiterativos en eso mejor. Esto es arte y el público decide lo que quiere.

“No hay que basarse tanto en los números y sí más en el arte”

Decís que lo bueno y malo que habéis hecho es lo que os ha llevado hasta aquí. Pero, ¿qué creéis que ha sido ese bueno y malo?
Ale: La buena es que hemos conseguido ordenarnos la vida, una carrera profesional y hacer que nuestra vida tenga sentido. Y la mala, gente que ha estado y ya no está de los primeros proyectos. Pero tanto las buenas como las malas nos han hecho estar aquí ahora, si no estaríamos en otro universo paralelo.

Aunque vuestros aciertos y errores os hayan situado en este punto, ¿qué canciones os generan mayor rechazo de todas vuestras publicadas?
Alfredo: Cada canción la hemos tratado siempre como única. Si no lo haces así estás muy perdido.
Ale: Le puedes tener más cariño a unos discos porque hayan tenido más problemas. Por ejemplo, a Hostal Pimodán le tenemos mucho cariño porque fue una época difícil. Tuvimos problemas con la compañía, internos en el grupo y es especial porque fue una etapa complicada. Además, es el disco menos escuchado de los Lori. Sin embargo, para Chino de Supersubmarina, Julio Ruiz y gente de la cultura es el disco que más le gusta, aunque no tenga tanto éxito.

Habéis desempolvado también algunas maquetas. ¿Hay alguna que con la perspectiva del tiempo os arrepintáis de no haber incluido en vuestros discos?
Noni: Arrepentido no. Es que componemos bastante y si el disco lleva un concepto, lo mismo no entra, aunque la canción nos guste. Por ejemplo “70”, que ha salido ahora de la maqueta, es del 2012 e iba a haber entrado en Impronta. Pero teníamos cerrado el reper con las canciones que hablaban de la relación y no encajaba porque se salía fuera del concepto. Este momento es en el que puedes permitirte ese lujo de sacar esas canciones. También tenemos mucho material inédito como para sacarlo en algún momento.

Resulta raro que con tantos años de carrera no hayáis sacado una recopilación con versiones de vuestros más destacados temas cuando parece el recurso más fácil y llamativo para vuestro público. ¿A qué se debe?
Noni: A que nos hemos enrocado con Universal 20 mil veces diciéndoles que no, porque querían hacer el típico repertorio de grandes éxitos. Para hacer una recopilación todavía tenemos tiempo. Somos un grupo humilde y cuando llevemos 12 discos lo mismo si lo hacemos.
Alfredo: Nosotros hacemos versiones de nuestras canciones, pero no las hemos grabado nunca, solamente para el directo. Como idea de versionarlas con otra gente es interesante, pero no nos lo hemos planteado.

Estos años os habéis convertido en una de las cinco principales formaciones independientes. “Mi realidad” es uno de los temas independientes más reproducidos de la historia de Spotify y también su videoclip en Youtube. Sois una de las bandas independientes con más apoyo en redes sociales y oyentes mensuales en Spotify. ¿Qué creéis que ha sido la clave para enganchar a vuestro público?
Noni: Yo creo que hacer una carrera a base de pasitos y creciendo poco a poco. Nuestro secreto ha sido ser naturales siempre e intentar ser sinceros con el público. Todo esto resulta del trabajo de todo este tiempo. Los grupos tenemos que tener tesón, esfuerzo y algo de talento. Si consigues que la balanza esté medio equilibrada puedes hacer una carrera guay.
Ale: Lo que le gusta a la mayoría no tiene una fórmula. Lo mismo das con una canción que llega a la gente y no sabes por qué, pero no lo puedes repetir. Intentas repetirlo, pero no está en tus manos.
Noni: No sabemos repetir, no valemos para esto.

¿Es “Mi realidad” responsable de gran parte de vuestro éxito?
Ale: Viaje de estudios ya nos puso en escena con “Tokio ya no nos quiere”. El tercer disco nos dio dos hits, “Luces de neón” y “Alta fidelidad”, que los pinchaban en muchos sitios. Luego “Mi realidad” dio un bombazo muy fuerte y después llegó “Emborracharme” que ha sido muy importante.
Noni: Pero “Luces de Neón” y “Alta fidelidad” estaban de las últimas, nunca iban a entrar. Al final la gente fue quién las cogió como singles.
Ale: “Emborracharme” tampoco fue el primer single y mira. No puedes controlar eso.

De hecho, uno de los puntos más positivos que podéis tener como banda es que salís del prototipo de banda que se recordará por un tema, porque ya acumuláis 6 o 7 hits.
Ale: Casi mejor tenerlo así a haber tenido un hit muy brillante durante diez años y luego ir hacia abajo. Es mejor hacer la carrera poquito a poco. Lo más guay no es un recopilatorio, sino intentar hacer una carrera que complemente unas canciones con las otras y que puedan ser una cadena que enganche.

Durante estos años y teniendo en cuenta que ya van dos décadas, ¿cuántas veces habéis pensado en renunciar a la banda y emprender proyectos en solitario?
Noni: ¿Lo dices por mí, no? (risas) Yo lo pienso todos los días, me levanto y digo estoy por hacer algo en solitario, a lo Frank Sinatra. (Risas)
Alfredo: Somos una banda desde que éramos críos pequeños, no hay que pensar en proyectos en solitario. Existen muchas bandas que llevan treinta años y siguen siendo bandas. Todavía somos jóvenes y estamos en una madurez personal y con el bagaje de lo aprendido y todavía nos quedan muchas más cosas por hacer.

Habéis pasado de ser banda sonora en alguna boda a ser este año los protagonistas del Contempopranea. ¿Cuáles son los mejores recuerdos que os lleváis en estas dos décadas?
Ale: Momento importantes o puntos de inflexión cuando firmamos el primer contrato discográfico, siendo una cosa del azar. Llegó un tío a un bar y escuchó las canciones, le moló y a la semana nos mandó un mail diciendo que quería hacer un contrato discográfico. No es tocar delante de 40 mil personas, pero ese momento cambió nuestras vidas.
Alfredo: La gira de Viaje de estudios porque había un punto de frescura, ignorancia y juventud. Íbamos en la furgoneta con los amigos que nos llevaban, las risas, las noches, los días que pasábamos, las experiencias. Hemos sido unos afortunados porque hemos tenido la suerte de vivirlo.

La música alternativa arrastra un gran de seguidores LGTBI. Además, estos días está celebrándose el Orgullo. ¿Creéis que se apuesta demasiado por la música de “mamarracheo” y poco por la alternativa?
Ale: Habrá personas que deciden quién entra en la programación y quién no. Esto es como en los Ayuntamientos y las fiestas, que luego el pueblo está “encabronao”, porque unos traen a Bisbal y luego el pueblo quería a Love of Lesbian.
Noni: Es que yo creo que se dan los tópicos también. Yo creo en el cambio y en la aceptación de la sociedad para que todo se normalice. Llegará un momento en el que no haya música para colectivos. Al final habrá personas a las que les gusta cualquier tipo de música sin tener que ver la sexualidad. Esto son los tópicos, como cuando hacemos una fiesta en Andalucía y ponemos los farolillos. Dentro de poco se debería festejar el Pride, pero por haber conseguido la normalización y la mejora de los derechos.

También se critica mucho que en los festivales aparecen los mismos grupos. Vosotros sois uno de los que más os habéis repetido. ¿Cómo vivís esas críticas?
Noni: es cierto que se repite, aun así hace años estábamos en más carteles, pero con el nombre más pequeño, y en cuanto aparece más grande parece que estás en todos. Este año haremos unos 14 festivales y el año pasado 12. Para la cantidad que hay tampoco tocamos en muchos. Entendemos esa burbuja de festivales, pero es un debate aparte. Nosotros estamos en los festivales y con la gira de En la Espiral hemos intentado dividirla en dos años para no repetir tampoco y ser consecuentes.

Al final podría ser contraproducente también porque termináis cansando después de veros cuatro veces en verano y no apetece luego ir a la sala.
Ale: Esa es otra de las contras de los festivales, que se carga un poco todo, pero todo son ciclos.
Noni: También están las salas muy en contra, pero los festivales son en verano y tampoco le apetece a nadie meterse a una sala con 36 grados. Aunque también es cierto que ahora los festis empiezan en primavera y se pisan con alguna sala.